20 noviembre, 2018 / by admin

Se reducirán a sólo tres los tipos de contrato

Sánchez reducirá a sólo tres los tipos de contrato y eliminará bonificaciones y deducciones

 

El Gobierno de Pedro Sánchez no revocará la reforma laboral del Ejecutivo de Mariano Rajoy pero sí introducirá modificaciones sustanciales en ella. Reducirá a sólo tres los tipos de contrato y eliminará buena parte de las bonificaciones y deducciones a la contratación. Así lo adelantó anoche el propio Sánchez en la celebración del aniversario de Expansión, donde explicó que en las próximas semanas el Ejecutivo quiere “aprobar una serie de medidas para la mejora del mercado laboral, especialmente para atajar la precariedad y dualidad actual”.

“Seguimos debatiendo en el diálogo social con el objetivo de llevar a cabo una simplificación drástica del número de contratos, dejándolo esencialmente en tres, uno indefinido, uno temporal y otro de formación. También vamos a reducir sustancialmente el número de bonificaciones y deducciones a la contratación, dejando sólo aquellas que afectan a los colectivos más vulnerables y necesitados”, avanzó Sánchez durante su intervención en la gala, a la que asistió con otro miembros de su gabinete.

 Además, el Ejecutivo quiere “recuperar las jubilaciones forzosas por edad como política de empleo en el marco de los convenios colectivos”, así como “establecer el registro obligatorio de los horarios de trabajo para evitar abusos y facilitar la resolución de discrepancias”.

Obvia la desaceleración

Durante su discurso, que estuvo plagado de referencias a importantes economistas y ganadores del Premio Nobel con las que trató de apoyar las decisiones de su Gobierno, Sánchez destacó el fuerte crecimiento de la economía española. El presidente del Gobierno subrayó que, según las estimaciones de Bruselas, el Banco de España o de la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF), España seguirá liderando el crecimiento europeo, situación que efectivamente acreditan estos organismos.

Lo que Sánchez obvió, y que también ponen de manifiesto las mencionadas previsiones, es que el Producto Interior Bruto (PIB) español sufrirá una importante desaceleración en los próximos meses.

Asimismo, Sánchez destacó los buenos datos de contratación indefinida que se han registrado en los últimos meses. Pero, evitó referirse a la alta tasa de paro que sufre todavía el país, con casi un 15% de paro y uno de los desempleos juveniles más altos de Europa.

Sobre los Presupuestos Generales del Estado (PGE) de 2019, Sánchez mantuvo que su Gobierno sigue confiando en que las cuentas salgan adelante. A pesar del rechazo de los partidos independentistas y de que la aritmética parlamentaria hace que sea muy complicado que se aprueben los PGE, el presidente del Gobierno volvió a tender la mano al resto de partidos. Pero, al mismo tiempo, el presidente avisó de que “los Presupuestos no son la única herramienta a disposición del Ejecutivo”, esto es, que está dispuesto a prorrogar los PGE que elaboró el Gobierno de Rajoy y gobernar tratando de introducir modificaciones.

Por su parte, el presidente de Unidad Editorial, Antonio Fernández-Galiano, le pidió a Sánchez que “no tome atajos” en la gestión de los desafíos económicos. “Creo que hay margen para hacer política con la suficiencia sensibilidad social sin cegar las fuentes de generación de riqueza”, apuntó. “Jugar con las emociones en detrimento de la razón ya sabemos adonde nos conduce, basta con echar un vistazo a algunas latitudes del mundo para tenerlo claro”, aseguró el responsable del grupo que edita EL MUNDO y Expansión, refiriéndose a Venezuela, “en donde el populismo se ha llevado todo por delante, y lo que es peor, se ha llevado por delante la libertad”.

No buscar atajos

La directora de ExpansiónAna I. Pereda, expuso que la economía española tiene ante sí grandes retos y que una de las medidas más necesarias es la de reducir los impuestos. Esta petición va en dirección totalmente opuesta a las políticas económicas de Sánchez, que tiene entre uno de sus principales objetivos aumentar la carga fiscal. En concreto, el Ministerio de Hacienda que dirige María Jesús Montero pretende elevar el impuesto que grava el diésel, crear un impuesto a las transacciones financieras, elevar el tipo mínimo de Sociedades o elevar el IRPF a las rentas más altas.

Gran presencia política y empresarial

El acto también ha tenido una importante presencia de integrantes del Gobierno y así como la de los principales empresarios del país. En concreto han sido ocho los ministros que han acompañado a Sánchez incluyendo a la ministra de Economía, Nadia Calviño, la responsable de Hacienda, María Jesús Montero, la ministra de Trabajo, Magdalena Valerio o el máximo dirigente de Interior, Fernando Grande-Marlaska. También han acudido el ministro de Fomento, José Luis Ábalos, que ha departido a solas y durante cerca de un minuto con Sánchez, la responsable de Política Territorial, Mertixel Batet, y el líder del Partido Popular, Pablo Casado, que ha llegado acompañado de Adolfo Suarez Illana.

Entre la clase empresarial han destacado los presidente de la mayores compañías españolas como el presidente de Inditex, Pablo Isla, el responsable de Endesa, Borja Prado, y los de Telefónica, José María Álvarez-Pallete y ACS, Florentino Pérez. Asimismo han estado presentes el presidente de Iberia, Luis Gallego, el de Acciona, José Manuel Entrecanales, el presidente ejecutivo de Naturgy, Francisco Reynés, y el consejero delegado de Mutua Madrileña, Ignacio Garralda.